Pararse para transitar

23 de abril. Mi calendario lunar tiene señalado el día de hoy en rojo, porque parece ser que la luna atraviesa el plano de la eclíptica en forma ascendente, produciéndose un nodo lunar, con lo cual se produce perturbaciones energéticas que pueden alterar negativamente cualquier actividad relacionada con la tierra. ¿Qué significa esto? Que hoy descanso de huerto.

Así que aunque piense en la tierra muy muy muy a menudo, hoy toca hacer otras cositas, ¡entre ellas pan!, que hay que alimentar la masa madre y ya habrá demasiada como para seguir almacenándola sin usarla para elaborar nuestro pan de cada día. De seguir así, voy a tener que comprar otro congelador para conservar todo el pan que horneamos… Y eso entra en contradicción con mi transición decrecentista. ¡En fin! Procastrinaré nuevamente la toma de decisión con respecto al pan, la masa madre y la larga vida de ambxs.

Y mientras este tránsito lunar me invita a parar, y el momento de ponerme a amasar como una loca no llega… Rescato nuevamente este espacio para no sé muy bien el qué, pero “haciendo” unx aprende a encontrar sentidos, sinsentidos y, en definitiva, a conocerse un poquito más. Y aunque todavía no sepa qué tipo de pieza supone en el puzzle de mi vida, sé que ahí está Busgosa, desordenada pero incuestionablemente presente.

A fueguito lento. Desde este 1 de enero, momento en el que transmuté el descanso del festivo en una decisión, TODO parece que cobra otro significado. Empezó un nuevo año y las cosas seguían siendo igual, tanto las que me gustaban como las que no me gustaban. Pero había algo que ensombrecía los días del “equipo caprino”, y tanto mi compi Busgosu como yo sentíamos un caminar pesaroso, alejado de un propósito que en realidad lleva mucho tiempo identificado. Algo había que hacer, y pasaba irremediablemente por tomar una decisión. ¡Y la tomamos! 🙂

Mi nuevo hogar

Cada paso tiene un significado, cada pausa también. El sueño nos ha secuestrado y nos está revelando poco a poco nuestra misión, y con ella nuestra fuerza para ponernos a su servicio. El llamado de la Tierra. No se me ocurre nada más importante que la libertad para cuidarla, rendirle homenaje y reubicarnos como hijxs suyxs que somos, respetándola y agradeciendo su legado. Somos muy afortunadxs al poder convertirnos en sus guardianxs y resquebrajar el concepto de tiempo para fundirnos en ella.

Sin prisas, como un árbol que crece ante nuestra despistada mirada. Así es la naturaleza, y así somos nosotrxs aunque lo hayamos enterrado bajo el asfalto y el hormigón. Toca romper, rebrotar, redescubrirse. Y para eso a veces es necesario contemplar cambios estructurales, de esos que implican revisar cimientos. Y en eso estamos, limpiándonos de las formas que aprendimos, nos sirvieron en su momento, pero necesitan ser trascendidas. Y con cada sacudida del personaje que creí haber sido, algo cambia dentro, para luego cambiar algo fuera. No soy una nueva persona, soy la misma de siempre abriéndose a su propia transición, aceptando que no todo es instantáneo, que ninguna semilla se convirtió en árbol en el mismo instante en el que soñó serlo.

Mires hacia donde mires, la naturaleza no ofrece otra tendencia. Mientras vives, creces. Aunque duela desgarrarse la corteza en cada estirón, aunque sea constante la exposición a la adversidad, aunque lo que tú quieras, que se nos da muy bien buscar y encontrar pretextos que nos convencen de no atrevernos. En el fondo, sabes lo que es mejor para ti y para lxs que te rodean. Pero cuesta probar algo que todavía no conoces, o que ya has olvidado (como la vida sin tabaco, o sin coche, o sin pareja, o sin trabajo asalariado).

¡Somos muy comodonxs! Y a veces “simplemente” se trata de cambiar un hábito. Ya, ya sé que no es fácil. Pero con convicción es posible. Poco a poco o de golpe, con apoyo o a contracorriente, solx o acompañadx. Y cuando observas que ese hábito ya está integrado en tu vida… ¡a por otro! Echas la vista hacia atrás y te das cuenta de a dónde te han llevado tus decisiones. Echas la vista hacia adelante y observas que todavía te queda mucho por caminar. Te paras y te centras en ese único instante del que en realidad eres propietarix, el presente, y te responsabilizas de tu timón.

Por eso soy una fiel defensora del “pararse” y observar. Es más sencillo aceptar el punto en el que estás, porque comprendes el punto desde el que vienes y rediriges el punto hacia el que vas. Nadie más que tú transita tu camino, nadie más que tú puede hacerlo. ¡Ey! Todxs nos equivocamos y todxs tenemos la capacidad de convertir nuestras vidas en tierra fertil para que aquello que ha de manifestarse, se manifieste.

¡Y yo me voy! Me voy de tu mano hacia ese rinconcito en el que soy más yo. Me voy poco a poco hacia la coherencia que todavía no practico (fase gradual de implementación). Me voy hacia la tierra, porque sé que en la oscura profundidad donde entierro mis raíces soy más fuerte, y en la resbaladiza luz hacia la que brota mi energía soy más plena. Pretendo contártelo, a mi ritmo, poco a poco. Pretendo hacerte partícipe y que tú me hagas partícipe a mí de tu propio proceso. Porque somos diferentes manifestaciones de un mismo impulso creador, y cuando yo me cuido, te cuido a ti.

Anuncios

Respiraciones de empoderamiento

Poco a poco. El reencuentro con las teclas me ha sentado definitivamente genial. Tanto que, después de varios días febril, mi bienestar comenzó a retoñar de nuevo, y mi cuerpo ya tiene otra disposición diferente, otro arte, otra gracia. Y es que la enfermedad suele tener su utilidad enmascarada, en este caso la gripe, que me ha permitido tomar un periodo de descanso necesario tras una época un tanto confusa y desorientada, automatizada y parcialmente desconectada.

20180207_171845

Un paso adelante no te ubica en el lugar en el que desearías estar, pero sí en el mejor lugar en el que puedes estar. Y tras el primero, suele venir el segundo. Eso sí, bailar es lo que tiene, e incluye traspiés, pasos atrás, resbalones, vueltas pa un lao y más vueltas pal otro, por no hablar del “momento estatua”, en el que por sentir, casi ni se siente la música. ¡Y los hay! Hay momentos de lo más variopintos. Sólo una visión un poco más generosa nos hace comprender la importancia y necesidad de cada baile.

Poner a disposición los sentidos para poder volver a sentir la música… Y eso sucedió el 1 de enero. El día comenzó para mí como otro cualquiera, pero por eso de ser el primer día del año, parece que unx rescata el concepto de “oportunidad” y lo revaloriza. Y cada segundo alberga infinidad de oportunidades que se nos pasan por alto, ya que tan sumidxs estamos en nuestras preocupaciones, responsabilidades, obsesiones, recuerdos, expectativas y demás ruídos que nos separan de nuestro verdadero potencial.

Lo que me rodea cambia, yo también cambio. Emmm… Yo cambio, lo que me rodea también cambia. Eso de que el orden de los factores no altera al producto no es precisamente una ley universal. Esa música que te hace bailar, sólo suena en tus oídos. Si te desconectas de tu música y permites que sea otro sonido el que retumbe dentro de tu cuerpo, definitivamente éste no se conducirá con la misma armonía. Así que toca recuperar esa melodía y dejar que el cuerpo se mueva en respuesta, que la voz se manifieste entre el resto de sonidos y que el corazoncito se acurruque en el calor de la ilusión.

Y a veces cuesta, ¡vaya si cuesta! Cuesta mucho desaprender, para poder aprender. Cuesta desprenderse de roles, inercias, pensamientos, palabras, perezas, creencias… Cuesta dejar de ver al otrx para verse unx mismx, ese espacio en el que tienes verdadera opción a vislumbrar el cambio. Cuesta asumir la responsabilidad de la propia vida y a la vez sentir su ligereza. Cuesta darle forma a los sueños con las manos inexpertas, con los miedos agarrándote de los talones. Cuesta encontrar la propia voz y permitir que en su paso hacia el exterior sane pecho y garganta. Cuesta abrir los ojos con los párpados cerrados.

Pero ¿y qué? También les costó a nuestras respectivas madres parirnos, y aquí estamos. Aprovechemos el milagro, ¿no? Desde hace muchos años, la manera más coherente que he encontrado de hacerlo fue no participando de aquello que más me rechina. Esto llevó mi mente a los radicalismos más insoportables, y aunque la experiencia me haya enseñado una y otra vez la importancia de la flexibilidad, sigo teniendo cierta tendencia a la rigidez y los autodogmatismos, que a veces se quiebran propulsándome con gran precisión hacia todo aquello que había querido evitar. Me reconforta ver con los años, que el alcance de esos vaivenes es menor, y la distancia recorrida entre un extremo y otro es más pequeñita. ¡Yupi!

Respiraciones de empoderamiento. Nadie va a vivir mi vida por mí. Intentarán dirigirme/te, sí, pero hay una voluntad que se está desperezando ahora mismo, bostezando tras un laaaaargo sueño. Quiero llevarme bien con mi voluntad. Mimarla, escucharla y darle prioridad. Es la protagonista de todo aquello que me hace sentir en sintonía con la vida, ¿cómo ignorarla? Vivir “contra tu voluntad” es dejarte apagar poco a poco.

Respiraciones de empoderamiento. Llega la primavera, ¡siempre preciosa! Los días más largos, las flores desplegando su belleza, el huerto reclamando una mayor atención que en meses previos, la sangre alterada igual que el clima… Estación convulsa de cambios, es pura gestación. ¿Y tú qué quieres gestar? Sea lo que sea, es buena señal que “la criatura” en cuestión te traiga paz, amor y plenitud (lo sé, yo también pienso que soy muy hippy cuando meto las palabras “paz” y “amor” en la misma frase… pero es que me sale así, ¿qué le vamos a hacer?)

Respiraciones de empoderamiento. La nieve se fue derritiendo y fue empapando bien la tierra. Las fuentes bajan repletas de agua. Esto sólo puede significar abundancia, y ya va siendo hora de que la pongamos a nuestro servicio con todo el respeto y gratitud que merece. Las buenas nuevas silencian el miedo y envalentonan el corazoncillo (¡la menor presencia de mocos también ayuda!). Si la premisa es la abundancia, ¿qué podemos temer? ¡Y hay abundancia de todo! Sólo hay que reordenarlo un poco. La naturaleza que nos da forma es tan sumamente sencilla, que por poco que te guste hablar de mierda, tus turullos tienen el poder de vigorizar los árboles que te ceden el oxígeno que alimenta tus células. Otra cosa es lo que sucede en muchas partes (que acaban en el mar), pero eso es tema para otro ratito de conversación tranquila.

Respiraciones de empoderamiento. Llega el momento de agradecer. Gracias por cada experiencia, cada aprendizaje, cada revelación. Y aunque siga siendo indecisa, decidir realmente es más sencillo cuando cultivo la capacidad de quitar capas y quedarme con lo esencialmente importante. Y en torno a lo esencialmente importante, o lo importante de la esencia, seguimos creando… pero con más consciencia. Hay quien anima a “imitar” a personas “de éxito” con trayectorias afines a la que tú tienes/te planteas. Bueno… apoyarnos en algún referente puede ser inspirador, pero, por favor, ¡defiende tus matices! La diversidad es taaaaan importante…

Respiraciones de empoderamiento. Dentro de nuestra peculiar especie, tú eres un ejemplar único. Y yo también. Por eso tu/mi historia tiene similitudes con muchas otras, pero en esencia es irrepetible. Tienes/tengo la responsabilidad de vivir. Y yo lo tengo bastante claro, cada vez paso más de ir en contra de mi voluntad. Cada vez siento más la necesidad de dejar que mi voluntad se expanda, de permitir que LA VOLUNTAD anide en mis entrañas y eche alas a través de mis sentimientos-pensamientos-acciones.

Respiraciones de empoderamiento. Hay una historia esperando a ser vivida… la tuya, la mía. Cada capítulo requiere de presente entrega, de entregada presencia. Y mi ahora me requiere para prender el fuego en casa, abrirle la puerta a lxs gatxs que se acaban de despertar de su okupasiesta en cama, transformar la última cosecha de brócoli morado en una grata cena y crear un biofertilizante para el huerto (pa entendernos… voy a mear) a expensas de cortar el ciclo que llevaba mis “residuos” al mar.

 

Lo que me cuentan los mocos

¡Hola! ¡Qué bien! No me esperaba sentir este agradable hormigueo por todo el cuerpo una vez abierto WordPress. ¡Y así está siendo! No recuerdo siquiera cuándo escribí la última entrada, ni tampoco sobre qué iba. No me he molestado en comprobarlo, no me parece necesario. Este es mi mundo, ¿no? Al que te invito, por supuesto, pero no pretendo moldearlo en torno a lo que creo que tú esperas, si no en torno a lo que cada momento aflora en este bichillo que soy yo.

Si te digo que cada día pienso y añoro este espacio, quizás no me creas teniendo en cuenta mi prolongada ausencia. Y hoy, limitada mi mente por una importante congestión (y quizás fiebre), y mis manos por la continua necesidad de depositar mis mocos en pañuelos, papel de cocina, papel higiénico o lo que sea que pille primero (perdonad árboles, estos días no os estoy dando tregua), solamente me queda fluir entre el delirio y la razón, implorando por que el cachito de papel introducido en mi fosa nasal derecha pueda retener un poquito más de tiempo el torrente de sangre que se precipita desde ella.

Así, sin bombos ni platillos. No quiero perseguirte para que leas lo que escribo (que confieso no siempre considero de utilidad para tercerxs). Ni tampoco publicitarme en redes sociales (¡cada vez me producen más náuseas! No lo puedo evitar). Hoy soy sólo una gota conformando mansamente el océano, sin generar oleaje ni distinguiéndome demasiado de todas las demás. Me reconforta lo que no está escrito esta imagen, y ese es uno de los motivos que desde siempre me ha llevado a agarrar papel y boli (o lápiz, rotulador, cera), máquinas de escribir, ordenadores, y un sinfín de veces, un palo que transgreda la uniformidad de la arena, la tierra o la nieve.

Hoy deseo vencer la hipocresía. Y llevo mucho tiempo queriendo negar cositas que me gustan más bien poco, ocultándolas de mi atención, mirando hacia otro lado, añadiendo distracciones, justificaciones y mil otras maneras de evasión. Siempre escribí para mí, casi siempre transformando en ceniza cada página garabateada por mi puño. ¿Para qué conservar lo perecedero de un sentimiento, de una idea? Otra cosa diferente es escribirle a otrxs (al/la profe del cole, instituto y universidad, a amigxs y familia). El lenguaje se traduce en ese espacio común donde la comunicación es viable (eso de emisor/a, receptor/a, código y demás).

Pero… ¿y cuándo me escribo a mí, pero sé que puede tener algún tipo de repercusión en ti? Lo que yo expreso, llega a ti mediado por tu forma de entender, anclada necesariamente a tus vivencias, emociones, actitudes y un largo etcétera de condicionantes que te hacen únicx. ¿En qué forma yo puedo seguir siendo yo, a la vez que soy tú? Digamos que poco importa, porque sé que existe un nexo de unión que nos hace ser lo mismo, a la vez que seguimos siendo diferentes. Y esto es jodidamente bello.

¡Y bien! Llegan varios blogs a mi vida, cada uno con una intención diferente (como este, o este otro, o este otro más), un enfoque propio, como si yo me desdoblara en varios avatares con ganas de compartir. ¿Y Busgosa? ¡Busgosa es un caos! Nace de una mezcla de necesidades y condicionantes, y me hace bastante gracia ahora mismo desmenuzar este origen, del que pretendo liberarme para dar paso a una oportunidad más genuina en la que expresarme, sin más.

Pasito a pasito nos vamos construyendo. Es muy necesario probar para comprobar si sí, o si no. Y ahora mismo estoy en momento de cambio, al igual que cuando creé este blog cuyo largo silencio pretendo romper ahora. Busgosa nació como parte de un experimento. ¿Te suena eso de emprender? ¿Y eso de monetizar un blog? ¡Pues bien! Parte (sólo una parte) de eso fue lo que me impulsó a empezar, y para ello seguí algunas de las recomendaciones de los millones de gurús que pretenden orientarte en el camino. Muchas otras no, por el simple hecho de que no me da la gana, y es que en el fondo la idea… no conectaba conmigo… ¡no conecta! Fui obediente en eso de decantarse por una única “temática”, sin darme pie a introducir muchas otras. Quería dividir el blog en secciones para así poder incluir otras “temáticas” acordes conmigo, pero mis limitaciones digitales me lo han impedido. Suave como la roca que se deja moldear por el río, lo dejé pasar, y así quedó la cosa… limitada y limitante.

Y es que paso… paso de ser una profesional de las redes, jajajaja. Nunca me he visto así, y me cuesta horrores verme de ese modo, teniendo en cuenta el rumbo que está tomando mi vida. Nunca quise introducir publicidad (soy bastante crítica al consumo porque sí), ni puñetero interés en el SEO, me niego a rastrear la red en busca de otras iniciativas similares y acercarlas a Busgosa, paso mucho muchísimo de twitter, facebook y las otras muchas redes que han ido surgiendo y cuyos nombres mi mente no retiene por evidente falta de interés, por no hablar de los “likes”, que me importan de poco a nada… ¡ni siquiera sé para qué se utiliza eso del #hashtag! (al lorito el tiempo que me ha llevado encontrar esa tecla (#) en mi ordenador… Ahora ya sé que está donde el 3, jejeje, pero creo que no la vuelva a utilizar más). Definitivamente, no soy una nómada digital. De hecho, en algún momento daré de baja la conexión en casa, lo que reducirá mis accesos a esta confusa red de apariencias, informaciones contradictorias y exceso de estímulos innecesarios (no niego su utilidad, ¡por favor!, pero la relego al lugar que le corresponde, lejos de la omnipresencia que ahora mismo ocupa en nuestras vidas).

Bien, ubicándonos. ¿Qué más fantasmas subyacen mi motivación? ¡Ajá! ¿Cómo no? El ego. Ese constructo al que nos apegamos, y al que permitimos sin más que a menudo nos gobierne, esclavice o aprisione. ¡Vaya por dios! Toda una vida de autoetiquetaje lo hace fuerte. Se cimenta y consolida a partir de vivencias que no hacen otra cosa que desmontarlo. Tan necesario como innecesario. Han sido bastantes las ocasiones en que otras personas han echado flores sobre cómo escribo, y en menor medida, también las ha habido que me han agradecido un espacio de calma, sosiego y paz. Eso gusta. Al menos, por mi parte, siento que tengo algo que ofrecer, aunque no sé muy bien si tildarlo de belleza o de acompañamiento tranquilo, según me apoye en uno u otro feedback. ¿Y esto que? Esto simplemente me encasilla, me encierra en una intención hacia lxs demás, y para mí lo más liberador de escribir y comunicar es la espontaneidad y la franqueza.

INCISO: acabo de ver que ya llevo más de 1100 palabras escritas, lo cual, según he leído aquí y allí, aburre al/la lector/a y le hace abandonar tu mensaje. Bueno, pues… pues muy bien. Desde luego nunca tuve la intención de obligar a nadie a leer lo que escribo, así que quien lo haga, será porque quiere, no porque haya adoctrinado mi forma de comunicar y la haya convertido en “lo que se supone que debo hacer”, en vez de “lo que me da la gana de hacer”. Sencillito.

Retomando a mi ego (aunque en realidad no fue abandonado durante el inciso, jiji)… pero ¿qué dios me puso a mí el título de escritora, o de mentora, o de mesías que anuncia las buenas nuevas? Encarno una vida más… la mía, para más detalle, tan peculiar y especial como la tuya, ni más ni menos, y merecedora del mismo derecho, del mismo respeto, del mismo espacio para expandirse. Así que, como tú, a veces puedo sumergirme en la respiración, en el caminar, en el único momento presente. Pero es que mis momentos presentes no necesariamente son siempre sosegados, ni alegres, ni inspiradores. A veces son rabia, tristeza, desidia y todo aquello que no nos gusta tanto poner en nuestras fotos de perfil, en esos pseudoyos que ofrecen una imagen sesgada de quien es unx. Un ser humano tan necesitadx de ayuda como capacitadx para ofrecerla. Así que me niego a engrosar las filas de falsxs gurús que pueblan la red por doquier. Digamos que me quedo en mi sencilla experiencia, con la que puedo sentarme a respirar junto a ti, entrelazando nuestros dedos en señal de equidad, porque tanto te sostengo yo a ti, como tú a mí.

Libre de pretensiones, ¡este espacio se aventura mucho más seductor para mí! Pero… no me he ausentado simplemente por la falta de identificación con Busgosa y lo que creía estar creando en torno a ella. La vida más allá de las teclas continúa, y la verdad es que ha sido tan dura como reveladora. Hace poco más de un año, me empoderé decidiendo plenamente con la patatilla (el corazón, esa palabra que a veces de tanto usarla, deja de significar lo que significa). Por aquel entonces, te lo conté a través de esta entrada (clik aquí). ¡Pues bien! Todxs tenemos un precio, y llegó a mí justo la experiencia laboral que creía necesitar: cerca de casa, jornada parcial (y así poder conciliar con mi vida campesina, o contemplativa, o lo que sea que me apetezca), en el sector para el que me formé, en una entidad de la que me apetecía formar parte, sin demasiadas responsabilidades (dentro de lo relativo que esto puede llegar a ser). Como tantas otras veces, lo que unx ansía, se presenta, una vez la vida te lo concede, como algo bastante diferente a lo que habíamos esperado. La situación que estamos viviendo presenta tantos pros y contras como aquellas que nos quedan por vivir. La cuestión es cómo nos manejamos en cada caso.

Así que decidí, a cambio de una remuneración acorde, invertir unas horas al día a compartir mi tiempo con otra persona, con otra familia. Realmente me sienta bien perderme entre árboles y regatos, pero en el momento en el que esto deja de ser así, algo sucede. Me voy perdiendo a mí misma. Y esto fue sucediendo. Realmente, existen situaciones complejas, como la que tuve que compartir, o como otras que me tocó vivir en primera persona en el pasado. Situaciones que exigen de ti un arte que quizás todavía no sabes dónde escondes, pero que necesariamente ha de aflorar para que no te ahogues en las circunstancias. Y ya, ya lo sé, que las circunstancias no nos definen, si no quienes somos frente a las circunstancias que se nos presentan. Y yo pude catar la frustración, otra vez, al verme incapaz de manejar una situación compleja manteniendo la calma. ¡Ojo! Creo que mi evolución con respecto a unos años ha sido bestial, pero hay pruebas y pruebas, que no hacen más que recordarnos que debemos permanecer humildes y con los receptores bien abiertos a nuevos aprendizajes, con todo el ser puesto en brindar lo mejor que podamos ofrecer a cada contexto.

Y pienso en mi huertito… A veces no me salen las cosas como yo quería, ¡pero no pasa absolutamente nada! Soy capaz de observar la abundancia de la tierra, y también que mi gestión es mejorable para cuidarla y que ella me cuide a mí. La naturaleza es diversa, comunicativa, paciente y sanadora. Sé que nosotrxs somos parte, y que todas esas cualidades necesariamente han de residir en nosotrxs así como en el resto de la naturaleza. Pero… lanzar la mirada a todo eso que también está pasando, me hace perder la fe por momentos. A nivel global, las repercusiones de los distintos intereses económicos, la violencia en todas sus formas, el vacío existencial rellenado con insulsas rutinas… Muchas cosas. A nivel individual, ¡puf!, ni te cuento. ¿Qué te voy a contar que tú no sepas?

Violencia, egoísmo, obsesión, depresión, manipulación, chantaje, autoengaño… De un año a esta parte, mi relación laboral me ha puesto de frente con todo esto. Son cosas que no gustan, son cosas de las que apetece huir (inclusive cuando nacen de dentro de unx). Deliberadamente elegí apartarme de la urbe, de las relaciones huecas, de las expectativas puestas sobre una mujer estándar de 30 años, de las normas de un sistema político y social que me afligen más que sirven… Y me sentó genial ir en esa dirección. Pero poco a poco, me dejé llevar demasiado por las expectativas ajenas, por el miedo a la escasez y por una parte de mi ego que anhelaba el reconocimiento social a través de la práctica profesional. Y volví… vaya si volví.

20180207_171609

Además, parte de mi trabajo consistía en ver la tele. Ya, ya sé que así soltado parece un poco raro, pero tampoco es relevante entrar en detalles. No me gusta la tele… nada. No la tengo/veo desde hace años, pero me tocó volver a teñir las mañanas con noticias indigestas, sesgadas por a saber cuántxs intermediarixs des-informativxs. ¿Pero que nos está pasando? No puedo evitar involucrar mi sensibilidad en los acontecimientos que nos rodean, y lo cierto es que raramente tengo algo que aportar para solucionar cada uno de ellos de forma individual. Pero sí es verdad que si mi atención se vuelca desproporcionadamente en ellos, mi ánimo se va a resentir, mi energía va a flaquear y mi ser se ensombrecerá. Todo esto enturbia mis decisiones, fatiga mi cuerpo y apaga mi sonrisa, lo cual no ayuda a nadie, empezando por mí y terminando por ti, pasando por cualquiera de los azares de la vida.

Así que, suscribiendo el mítico “pensar global, actuar local”, creo que mis limitadas energías se verán mejor empleadas en aquello que SÉ que puede ayudarme y, a su vez, quizás, ayudarte. Y es que no me apetece adherirme al juego impuesto, no me apetece ser dígitos en una base de datos, no me apetece someterme a sus parámetros de éxito… Me apetece crear mi propio juego, ser aire en los bosques y agua en la lluvia, me apetece entregarme al único propósito de vivir mi existencia. Libre de aventurarme a decidir al margen de tantas inercias decisionales, libre de ser doncella-madre-anciana, libre de descubrirme en cada paso.

 

Swami Mario Bross

Cosas nuevas… Tan seductoras, tan retadoras… y con tanta capacidad para levantar remolinos de confusión, miedo y debates intelectuales internos. Nos gusta sentirnos segurxs en lo conocido, en lo que PARECE menos arriesgado por ser más reiterado. Y olvidamos que el cambio es constante, que la “reiteración” está preñada de novedades esperando a ser descubiertas.

Estamos respirando. Siempre el mismo vaivén, a pesar de que las circunstancias parezcan similares a las de ayer o notoriamente diferentes. Dentro, fuera, dentro, fuera. Y cambia “lo de fuera”, cambia “lo de dentro”. Cada inhalación te trae una atmósfera única e irrepetible, especialmente reservada para ti. Con cada exhalación transformas la atmósfera que te envuelve, siendo parte de la magia del cambio.

Respirando llegó un fin de semana. Una propuesta. Una decisión. ¡Un regalo! Festival de yoga: tres días de yoga, fuego y tambor… ¡Claro! Allá me fui… El maps susurrándome el camino, el suzuki con los frenos un poco regulín, una tienda de campaña en el maletero que no tenía idea de cómo montar (más bien desmontar…) y provisiones propias de una yogui (emmm… simplemente fui lo suficientemente fuerte como para no meter en la mochila ni una de las galletas que, recién horneadas, reposaban en la cocina de casa. ¡Eso es sattva 100%! jejeje).

Un prao grande para acoger el encuentro, una carpa por si la lluvia quería practicar pranayama, un bosque en el que soñar y un río en el que recuperar el silencio. Un montón de personas, un montón de sonrisas. Me permití dejar de ser busgosa, para ser un poco xana. Respirar entre árboles, apoyar los pasos en cantos grandes y pequeños, acunar la atención en el sonido del río.

Volver a verme poseída por esa antropóloga frustrada que curiosa observa a otras personas que, como yo, decidieron habitar su fin de semana siendo parte del festival. Y qué lindo… Escuchar prejuicios en mi mente, y escuchar el recuerdo de cómo yo misma caí/caigo/caeré en lo que juzgo. Suavizar la mirada y dejarle espacio a la comprensión, que pronto relaja mi ceño y me permite ver sin barreras, sin separación.

Y me pierdo en mi juego… Quizás porque fui jugadora de rol, quizás porque la vida me obligó a buscar respuestas, quizás porque nunca dejé de ser una niña (como todxs! Por mucho que nos creamos nuestro disfraz de adultx). Y aunque todxs juguemos el mismo juego, a veces me gusta imaginar sus posibles tableros, su variedad de fichas y normas, confiar en las cartas o en los dados.

A veces imagino que justo comienza una partida en la que no hay un propósito claro, pero obviamente no se trata de ganar. Muy raras veces el juego de la vida se trata de “ganar”, por muy competitivxs que podamos ser. Y te encuentras ahí, en la casilla de salida, con todo por conocer. No sabes lo que hay que hacer, pero sabes que no dan puntos por ello. Hay otrxs jugadorxs que están en la misma situación que tú. Unas veces tienes un rol asignado, otras no. En estos casos, es importante recordar que no eres tu rol… éste sólo es una herramienta que te sitúa en el juego, que te presenta ante el resto de jugadorxs. A veces tu rol te sienta bien, y te ayuda. Otras veces te puede resultar pesado y querrás escapar de él. Sólo recuerda… no es tu rol lo que más relevancia tiene en el juego… no eres tu rol.

Ya has jugado otros juegos. Tu memoria te recordará las normas de algunos que se te dieron bien, en los que conseguiste puntos (sí, ya sé que dije que no había puntos, pero a veces creemos que sí. Cada unx tiene una idea más o menos hecha acerca de cuáles son los puntos y de cómo se obtienen). Y si… ¿y si nos relajamos? Relajamos la memoria, relajamos las expectativas, relajamos el sentir frente a la incertidumbre y relajamos los “debería”. No hay normas… eres libre, nadie espera nada de ti, ¡ni siquiera tú! El juego cambia…

¿Alguna vez jugaste al Mario Bross? Tenías que superar pantalla tras pantalla, saltando sobre champiñones malhechores, evitando precipios mortales y acumulando mucho oro en un arca infinita. De pronto… te encontrabas una tubería que parecía normal, como otra cualquiera, pero… ¡Bonus! Hasta la música cambiaba. No había champiñones ni precipios, sólo recompensas. Se desvanecía el temor y podías limitarte a engordar tu saca 🙂 Eso sí, sabías que, aún siendo parte de la partida, transcurría un poco al margen de la dinámica de la trama principal. Así que no, la vida no es una pantalla de bonus, no podría serlo. Pero a veces podemos colarnos por una de esas tuberías sorpresa en la que la música cambia y la tensión se relaja.

19149098_10209734904477501_856881373138360949_n

Este finde de festival fue atravesar esa tubería cual fontanera Bross y sentir la ausencia de champiñones malignos y precipicios mortales. La llanura del oro, podría decirse. Y sí, sin expectativas, sin cargas. Me regalé estar conmigo misma, aún compartiendo con lxs demás. Me regalé cerrar los ojos en mi práctica (como suelo hacer) y sentir mi cuerpo. Me regalé el perdón a través de la asana, mimándome en cada momento, buscando esa integridad, respetando mis límites. Me regalé conocerme un poquito más y permitirme cambiar. Me regalé la enseñanza de la esterilla, la misma que la de la vida.

Un juego. Con cada inhalación agitas los dados, con cada exhalación los lanzas y todo cambia. Permítete jugarlo, descubrir sus normas para ignorarlas cuando así deba ser. Conoce todas tus fichas y ponlas a bailar sobre el tablero, te dirán mucho sobre ti. Ten presente que lxs demás también están jugando, y que todxs tenemos piezas, dados y cartas diferentes, siempre en una proporción óptima para jugar. Sólo juega… Namaste.

Sólo estaba escribiendo

Ufffff… Tanto tiempo conteniendo la respiración, tanto tiempo alicatando las palabras, tanto tiempo alejada de ese ínfimo punto de conexión entre el todo y sus partes… Y necesito este espacio, antes de que se desordenen las palabras, de que el sentido se pierda entre la velocidad de la mente indómita… O quizás mientras se pierde el sentido y las palabras se desordenan.

La vorágine en la que mi mente pretende atraparme me agota, me marea, me aburre y me explota! Parar… Liberar el cuerpo de todo eso que lo aprisiona y acartona. Dejar que la ilusión del tiempo transcurra y paladear la eternidad de un instante ajeno a los constructos sociales. Regresar a esa paz que vibra más profunda que la de los objetivos alcanzados, el éxito personal o las deudas pagadas.

Y Busgosa reaparece más poderosa cuanto más embriagadora es la sensación de paz. Es inevitable… puede esconderse o silenciarse al mundo, pero siempre encuentra momentos para deslizarse entre tormentos varios y aplastar con su franqueza esa cháchara insustancial que mantiene ocupada mi mente. Puedo apartarla a un lado, decidir que otros asuntos son más importantes, pero ella vuelve… vuelven las palabras encadenadas con sus sentencias inamovibles.

A veces me da rabia, otras me hace gracia, depende del viento o de mi ciclo menstrual (quizás de la influencia de las meigas, que siguen mis pasos aunque ya no pise la misma tierra que ellas custodian). Y es que la vida está llena de caminos… unos son grandes, amplios, llanos y muy visibles y accesibles; otros son más estrechos, con baches, charcos y pendientes; otros son casi imperceptibles entre la maleza, sin saber qué se esconde entre las zarzas: deliciosas moras o serpientes venenosas; otros… otros esperan que los descubramos, que los transitemos, que les demos forma, que los habitemos y los conquistemos con nuestro coraje.

¡Pues bien! ¿Quién no se siente tentadx por descubrir tierras vírgenes, por reconciliarse con el/la explorador/a que lleva dentro, por emular a Fray Luis? Lo dijo y lo repito:

Qué descansada vida

la del que huye del mundanal ruido,

y sigue la escondida

senda, por donde han ido

los pocos sabios que en el mundo han sido

Y da tanto miedo… por más que lo surque y lo disfrute, que me limpie y me cure… el ruido vence algunas de las batallas al silencio y me devuelve a esos caminos anchos y pavimentados, donde abundan las señales de colores, las luces de neón y las sirenas desafinadas. Parece seguro, muchxs otrxs caminan por él y siguen vivxs. Dicen que es por ahí, que no hay otra opción. Según comentan, la motivación de nuestras decisiones ha de ser nuestra vejez, ese momento que algunxs están viviendo ya, pero que todavía no ha llegado para muchxs otrxs… o las vacaciones, ese espacio de libertad prefabricada y metida en paquetes estandarizados que te venden a cambio de un año de talento, esfuerzo y dilemas.

Se me rebelan las venas y las arterias, se me enloquece el pulso, se me constriñe el lóbulo frontal. Somos tan niñxs y ancianxs como podemos ser en este momento, al igual que lo fuimos antes y lo seremos después. ¿Acaso este momento no merece ser considerado? ¿Debemos por tanto reducirlo a las normas de este juego absurdo? Quiero trabajar, quiero descansar, quiero disfrutar… e incluso todo puede darse a la vez. Me sobran los calendarios, me pesan los relojes. El sol y la luna hablan tan claro…

Pero a veces acepto el desvío. Abandonar el monte a través para volver al amplio camino conocido y previamente pateado. Tan misterioso uno como otro, tan repletos de enseñanzas, tan válidos como viables. Este tipo de cambios siempre trastocan. Los pies han de moldearse a las distintas superficies, no es lo mismo el asfalto abrasador que la hierba mullida. Pero las piernas exigen caminar, y siempre descubren algo nuevo independientemente del camino elegido… Esta certeza me reconforta y aumenta la distancia que me separa de la enajenación.

Aunque quiero confesar sin temblor de voz, que me siento una traidora cuando mis decisiones me alejan de la loba y de la cabra, de la saltamontes y la escarabaja. Me gustan las palabras humanas, pero siento que hay otros idiomas en los que me comunico con más soltura. El silencio siempre fabrica las mejores poesías.

IMG-20170706-WA0016

Pero vuelvo… vuelvo a este espacio atemporal en que luz y oscuridad se hacen relativas, necesarias y revolucionariamente presentes. Y después, traduzco… Y es a veces cuando me doy cuenta de que, aunque no me dedique el tiempo, aunque me ignore y me relegue a un segundo plano, siempre estoy haciendo lo que siempre quise hacer… 🙂

¡Anécdotas miles! Me quedo con una cualquiera… El otro día estaba llenando carretillos con palas de tierra. Uno tras otro hasta terminar con la tierra suelta al pie del camino, tras el trabajo del pico. Tenía todavía más tierra suelta un poco más arriba, así que subí hasta donde se amontonaba para empujarla hacia abajo con la pala. La arrastré, la empujé, la deslicé montaña abajo, en dirección a los pies del carretillo. Pala tras pala, mientras mi cabeza galopaba en un sitio diferente al que mis pies pisaban. No sé cuánto tiempo estuve así, pero cuando levanté la cabeza me encontré con mi compañero mirándome sonriendo con los brazos en jarra:

– Pareces yo -, lo cual es preocupante, porque este hombre cuando trabaja parece un autómata poseído por una fuerza sobrenatural… casi inhumano.

– ¿En qué piensas? -, me preguntó curioso y divertido. A lo que yo le contesté:

– Sólo estaba escribiendo.

Soy una brizna

Hace un día precioso, de esos en que el sol tiñe todo lo que ves de una luz casi mágica que te transporta a un sueño. Sientes su calor sobre tu piel, una suave brisa que te acaricia el pelo y la alegría de algún pájaro que juguetea entre las ramas de los árboles. Caminas descalzx sobre una inmensa pradera verde que cosquillea las plantas y los dedos de tus pies. Te apetece sentarte para dejar de enviar energía a tus pasos, y simplemente ser otra brizna más de hierba anclada al suelo, bañada por ese cálido sol y agitada por esa brisa cariñosa.

Bueno… justo aquí no. Resulta que el suelo bajo tus pies tiene alguna clara, o alguna piedrecita, o algo que lo hace un asiento menos cómodo que el que ves un poco más allá. Sí, allí adelante se ve mucho más verde el suelo. En verdad parece un mullido colchón que espera a que reposes sobre él. Te acercas paso tras paso, cadenciosamente, sintiendo como ese deseo de ser brizna crece dentro de ti. Pero no… aquello que parecía un mullido colchón verde en el que dejarte reposar tiene las mismas claras, piedrecitas y “algos” que impiden ser tu asiento perfecto, tu sustrato… Continúas caminando.

Vale, allí sí que sí. Allí se ve… perfecto no, perfectísimo. Tan sólo unos pasos más adelante se encuentra la pradera más verde que nunca hayas visto, sin duda la más mullida, cómoda y acogedora que podrías imaginar. Te acercas con expectación… ¡ese es el lugar en el que te convertirás en brizna! Pero… ¿qué? Aquello que habías visto tan perfectísimo en la distancia, se convierte en igualmente “imperfecto” que todo lo demás una vez lo alcanzas. ¡Vaya! ¡Otra vez igual!

Te detienes, alzas la mirada. Ves los pasos que te quedan por dar. Todo parece más verde y propicio a dejarte crecer que el suelo que estás pisando ahora mismo. Ves los pasos que ya has dado. Curiosamente, y a pesar de que ya has transitado por ese camino, incluso esos tramos te parecen más resplandecientes y atractivos. No puede ser… “¿Por qué cualquier lugar parece mejor que aquel en el que estoy?” “¿Será que el suelo no quiere que yo sea brizna?” “¿Por qué, ¡oh diosxs!, me alejáis continuamente de mis anhelos?” Drama.

20160725_125559

Y es que a veces pasa. Sabes que eres brizna, pero crees que son las condiciones externas las que te van a permitir que se materialice tu certeza. Hay mucho desorden ahí fuera, y por eso no puedes ser brizna. Nunca llegan a darse las circunstancias más apropiadas para que puedas manifestar lo que eres. Bla… bla… bla… bla… Si eres brizna, lo eres sin más. Puedes peregrinar en busca del mejor sustrato, del lugar donde más briznas haya para sentirte más acogidx, de los rayos de sol más delicados para tu alimento o de la brisa más suave para que te meza. ¡Hazlo! ¡Claro! El peregrinaje, la búsqueda, son experiencias necesarias, no te prives de ellas. Pero no dejes de ser brizna, por favor.

Extiende tus raíces, siente la tierra entre ellas. Nútrete de sus entrañas. Alza tu cuerpo hacia el cielo, siente el sol en él. Fotosintetiza. Deja que la vida te deje ser. Sé la vida. Sí, desde luego que hay mucho que descubrir, muchas fuentes de júbilo y muchas experiencias que te permitirán conocer/te. Las busques o no, vendrán. Así es el camino. Pueden venir de fuera y hacer que dentro aflore algo nuevo. Puede venir de dentro y permitir que se manifieste fuera. Fuera y dentro dejan de ser diferentes. Somos completamente permeables.

Hace un par de años, ¡parece una eternidad!, la gente se reía de mí en medio de uno de mis brotes: “¡Soy una planta!, ¡soy una planta!” No me esforcé en explicárselo a nadie, ¿para qué? Para mí era/es claro. Quizás resulta extravagante o psicótico, puede, ¿qué más da? El caso es que nunca me sentí tan bien conmigo misma como el momento en el que descubrí mi “naturaleza botánica”. De pronto, la vida era una sencillo regalo, sin envoltorio ni florituras. Simplemente, una oportunidad. Y yo estaba haciendo cosas muy raras con esa oportunidad. 😦 La menospreciaba, detestaba, odiaba…

Si yo era parte de toda la magia y belleza que estaba presenciando, ¿qué era exactamente lo que me hacía diferente? ¿Acaso yo no era magia y belleza también? ¡Pues parece ser que no! Me había identificado con todo aquello que me desvitalizaba, con todo aquello que no me gustaba, con todo aquello que no aceptaba. No podía formar parte de todo lo que me mantenía con vida, no podía separarme de aquello que me mataba. Camino tortuoso, sí. ¡Y mucho!

Sin embargo, TODO sucede al mismo tiempo. Tanto lo que SÍ, como lo que NO. Cuanto más alto le grito NO a algo, más fuerte se hace ese algo. Cuanto más fuerza le doy al SÍ, menos espacio le dejo al NO. Ojito… el NO es muy poderoso. Pero el SÍ, también. 🙂 Así que, es cierto, en mi camino hay circunstancias que me gustan más y otras que me gustan menos. Sol y sombra se intercalan para ofrecer distintos climas que me agradan y desagradan por momentos. Es verdad que la tierra no siempre “parece” la más idónea para echar raíces, pero sin probar no se sabe si lo es o no… a menudo las idealizaciones de “lo que debería ser” impiden que “lo que es” simplemente sea…

Mientras TODO sigue su curso, yo soy brizna. Tan delicada y fuerte como la naturaleza que me dio vida. Nutriéndome de la tierra que gratamente me acoge en cada momento. Haciendo la fotosíntesis en cada silencio. Siendo en cada destello. Soy brizna. Independientemente de lo que suceda, soy. Apago los ojos, enciendo el corazón, veo mejor 🙂

 

La vida es cambio

Tres días en Madrid. Después de nueve años viviendo allí, una visita de tres días no podía ser tan difícil de llevar… ¡y sorprendentemente no lo fue! Cada vez me resulta más evidente que da igual cómo sea lo que te rodea, lo que realmente trasciende es quien tú eres entre las circunstancias que atraviesas.

He de reconocer sin ningún pudor que estaba bastante nerviosa antes de mi viaje. Muchos reencuentros con personas muy importantes en mi vida. La perspectiva de habitar una ciudad muy poblada estando ya acostumbrada al ritmo de un pueblo muy pequeño. La aparición de cambios siendo yo la misma pero a la vez siendo ya otra. Sí, imaginarme nuevamente en Madrid, unificando mi pasado y mi presente para construir mi futuro en cada paso, fue casi como confundir suelo y techo para ubicarme en un espacio extraño y ambiguo digno de ser descubierto.

Pero pasado el “descoloque pre-realidad”, es la simple realidad la que te arrastra hacia ella, te aleja del miedo y te susurra “bueno, ESTO ES, así que simplemente PERMÍTETE SER”. Y ya está. Puede resultarte más fácil o más difícil, o no resultarte, depende de lo que toque gestionar en cada momento y cómo tú vivas tu gestión. Pero da igual lo que haya sido en el pasado, lo que tú te hayas figurado que iba a ser el presente o lo que desearías que fuera. Habitar el ahora desdramatiza, libera del apego a las expectativas y te devuelve irremediablemente a ese SER que ERES y que el ego procura eclipsar.

Cuando de vuelta a Asturias retomé mis clases de yoga, mi profesora me preguntó si el viaje había sido productivo. La respuesta que salió de entre mis labios sin mediar pensamiento alguno fue: “revelador”. Y es que esos tres días (y los previos también), me aportaron mucha información, sobre todo vinculada a la resistencia al cambio y al apego a autoetiquetas…

Un ejemplo muy claro de este maremágnum lo encontré en el debate en torno al veganismo. Con 20 años decidí hacerme vegana, y con 25 decidí abandonar dicha etiqueta por muchos motivos. En su momento me encantaba la supremacía de la razón en lo que respecta a la defensa de lxs animales, la coherencia en cada decisión de mi día a día e incluso (y sobre todo durante la primera fase) convencer a lxs demás de que mi elección era la mejor (incluso la única!) Años después me di cuenta de que mi rigidez mental me impedía observar ciertas situaciones con la flexibilidad necesaria y de que mi apego a la etiqueta “vegana” era la razón más fuerte para seguir siéndolo. Seguía y sigo condenando el maltrato animal, pero comencé a pensar que eso no impedía que mi madre me hiciera su deliciosa tortilla de patatas con los huevos de las gallinas que campan a sus anchas por su jardín. Tardé mucho en volver a probar esa tortilla porque implicaba dejar de ser vegana, y serlo me hacía impoluta, pura, irrebatible. Tener razón era tan importante entonces…

Pues pasados los años, volviendo a Madrid, me encuentro con que parte de mis amigxs son ahora veganxs cuando antes no lo eran. Y no sólo mis amigxs… sino un boom repentino que invade la capital de negocios especializados, merchandising específico y debates extensos sobre la explotación de las mariquitas introducidas en los huertos ecológicos para combatir el pulgón. ¡Uf! No voy a entrar en bien, mal, mejor o peor. ¡Pero sí quiero confesar! Confieso la culpa que sentí al tener que exponerme frente a personas veganas sin yo ser vegana. Confieso la culpa que sentí al comprobar que sentía culpa por no ser vegana… y pensar que quizás mi actitud pudo haber causado culpa en otrxs mientras sí lo era. Confieso que llegué a sentir inferioridad moral y macabrismo en mi estilo de vida. Y todo esto… qué pesado, ¿no? Quita, quita, quita, quita… ¡Fus!

Sabía que mi nerviosismo estaba siendo alimentado por todo este embrollo de adquisición y liberación de etiquetas, por culpas indigestas y alienación transitoria. Pues… no hay mejor “lexatín” que la aceptación. Cuántas cositas me estaban pasando por dentro, cuánta ira nacida de la resistencia a mis sombras y cuánta gratitud a este viaje por mostrarme lo valioso que es ser yo misma sin más rayaduras. Curiosamente lo hablaba con Adri mientras me tatuaba, y me explicó que le sucedió algo parecido con respecto a sus rastas. Sabía que debía quitárselas porque ya había llegado el momento e incluso porque le hacían daño… pero su apego a una estética le impedían fluir en el cambio y ejecutar la decisión que en su fuero interno ya había tomado.

Mis últimas horas en Madrid me las pasé caminando, perdiéndome en sus calles como era habitual mientras vivía allí. Tranquila entre el bullicio, contenta por haber decidido dejar de formar parte de él y agradecida por cada uno de los pasos que la capital me había obligado a dar. Para culminar la celebración de mi despedida, decidí brindar por un resquicio de nostalgia con uno de esos cafés fresquitos que se agitan, (que son horribles: tiene cafeína, la peor de las leches y seguramente muchos “E”…  pero están bastante ricos). Vamos… por todo lo alto, tirando la casa por la ventana y siendo mala, jajaja. Con toda consciencia, riéndome de mí misma y observando que el mundo sigue girando cuando abandono mis rigideces y me entregó a ese frenesí consumista valorado en 1,50€.

Jueves por la noche. Llego a casa cansada del viaje, con las emociones dando vueltas por todas partes, con mucha emoción por haberme reencontrado con tanta gente grande y comprobar que sus vidas siguen sus cursos (todos ellos prósperos a su única manera). Ceno algo y me apetece echarme pero tengo un compromiso… Iniciar sesión en wordpress y charlotear a través de Busgosa. Ese férreo compromiso a través del cual he de escribir una entrada en el blog cada semana. Ese firme compromiso que me empuja a compartir cada viernes mi nueva entrada con algunxs de mis contactxs que, a su vez, me comprometen todavía más con mi compromiso. Comprometido… ¿no? Sí, lo es. Así que me siento ante el ordenador con un matcha a mí lado (eso de los cafés fresquitos de batir ha sido un desliz… 😉 ) Mi mente divaga, mis párpados pesan… y la conexión no me permite acceder a internet.

¿Qué? Pero TENGO QUE escribir! Mañana es viernes y TENGO QUE hacerle llegar a lxs demás la verborrea de turno! TENGO QUE ser fiel a mi pauta autoimpuesta! Si no escribo… si no escribo… si no escribo… Si no escribo hoy, pasa lo mismo que si hoy me tomo un café de esos fresquitos de batir. Sé que mi carril me lleva de vuelta al encuentro con las palabras y al té matcha (por ejemplo), y sé que una excepción no me lleva a la perdición, ni al cuestionamiento de mis hábitos de consumo, ni al abandono de mis propósitos. Sé que la rigidez me esclaviza, y la flexibilidad curiosamente fortalece mis decisiones. Y me fui para cama, necesidad primaria de ese momento… Y es que sé que cada momento es único y demanda de mí lo mejor que pueda darle, y no siempre me apetece exigirme tanto… no hasta el punto de entorpecer la sana convivencia conmigo misma. Laxitud, autoindulgencia y… puesta en práctica de las lecciones que mi visita a la capital trajo consigo. Todo es cambio, impermanencia…

20170406_202757

El éxito en el mientras

La semana pasada tuve la oportunidad de sufrir en mis carnes la técnica Phillips 66… pero me sumí en el silencio dejando que otras personas se lanzasen como voluntarias ante dicho reto. ¡Y tan reto! 6 personas, durante 6 minutos, frente a un grupo de espectadorxs que nos deleitábamos en la seguridad de no tener que hacer frente a esa exposición a la que lxs valientes voluntarixs se sometieron.

Así que así fue. A cada una de las 6 personas voluntarias se les regaló un minuto para expresar su sentir y pensar ante un tema… ¡el éxito! He de reconocer que me piqué. A pesar de no querer participar de ese “experimento” (al menos no en ese momento), algo se accionó dentro de mí y me tiré todo el viaje en coche de vuelta a casa hablándole a un público imaginario sobre el éxito. Pudo haber sido cualquier tema, pero el que tocó me motivó lo suficiente como para despertar en mí una verborrea en solitario que me permitió mantenerme alerta en mi conducción y no sucumbir al sueño.

Y es que en la clase (que por cierto versaba sobre metodología pedagógica) se nos presentó la fórmula “(conocimiento + habilidad) x actitud” como base sobre la que desarrollar la exposición en torno al tema del éxito. Algunxs de mis compañerxs se apoyaron en ella para sostener ese minutazo de discurso. Otrxs no. Mientras, yo prestaba más atención a esos 6 minutos que a las restantes 4 horas y 54 minutos…

Me agradó ver que casi todo lo expuesto en torno al éxito se escapaba de la imagen de portada de revista vinculada a la ostentación o la fama. Más bien giraba alrededor de la consecución de objetivos personales libremente elegidos, por lo que cada cual construye la significación del éxito y se asienta en él a su manera. Dos personas pueden ser exitosas viviendo situaciones radicalmente opuestas. Todo depende de la percepción.

Y ya en el coche, yo no paraba de hablar sobre esa persecución al éxito. Me marco un objetivo, voy tras él, lo alcanzo, tengo éxito. Me marco un objetivo, voy tras él, no lo alcanzo, fracaso. ¿Es en realidad así? Uno de mis compañerxs argumentó que el éxito se construye a base de una desmedida reiteración de fracasos. ¿Quién sabe? Creo que me gusta demasiado estrangular el significado de las palabras, relativizar el motivo de su existencia y hacerlas volátiles como lo que son. El caso es que nada está tan encorsetado como pudiera parecer a simple vista… y eso me encanta.

Partiendo de la base de que el éxito se obtiene a través de la consecución de los objetivos libremente elegidos, ¿cómo se manifiesta una vez alcanzado? Tantantanchaaaaaaaan!!! Volvamos al supuesto “me marco un objetivo, voy tras él, lo alcanzo y…” ¿Y?… ¿Qué sucede? Párate un momento. En el mejor de los casos, nos concedemos una efímera exhalación en la que liberamos la tensión acumulada durante un proceso en el que mediaron esfuerzo, ilusión, miedos… Pero a menudo, lo que sucede es que el éxito nos resulta tan insípido que volvemos a definir el término en torno a una hipotética situación futura que todavía no estamos viviendo.

Así, vamos de “éxito” en “éxito” sin saber a qué sabe cada uno de ellos. Pensamos que el éxito está en otra parte, que nos tenemos que esforzar por alcanzarlo, que cuando suceda esto o aquello será cuando la dicha vendrá a visitarnos e incluso que será en los ojos de lxs demás donde podremos reconocer nuestra gloria. Vamos a dejarnos de cosas raras, ¿no? Sentirte exitosx o fracasadx depende más de tu percepción que de tus circunstancias. El éxito o el fracaso no se encuentran en otro lugar, en otro momento. Habitan cada instante en el que les des significación.

Expectativa. Irremediablemente se presenta con fuerza esta palabra intentando aclarar todo este embrollo en relación al éxito, al fracaso y a esa sensación de vacío que a veces nos inunda cuando las cosas no suceden tal y como nos las habíamos imaginado. La expectativa es uno de los enemigos más atroces del ahora. Es un extraño nexo de unión entre una acción determinada y un hipotético resultado, entre una interpretación limitada de una situación y un desenlace que no siempre guarda relación con ella. Es el puente que nuestros miedos construyen para que nuestros pies se sientan seguros caminando hacia lo indefectiblemente desconocido.

El futuro… Ese momento tan amplio, tan confuso, tan alentador y aterrador como lo quieras creer. El futuro es el hogar de todo lo que todavía no te ha pasado, tanto de lo que anhelas como de lo que temes. El futuro es todo lo que todavía no ha sucedido. ¿O sí? Dejémoslo en que… el lugar es aquí, el momento es ahora. ¿A qué te sabe este ahora? Cierra los ojos y permítete descubrirlo…

***********************************************************************

Este espacio de asteriscos es el momento en el que cierras los ojos y saboreas el ahora

***********************************************************************

Repito… no sientas prisa, no tienes otra cosa que hacer… cierra los ojos, observa qué sucede, céntrate en tu respiración

***********************************************************************

Si todavía no me has hecho caso, cierra los ojos y dedícate este espacio de tiempo entre asteriscos para ti. Sólo existe este momento. No compartas este momento con otra cosa que no sea tu quietud.

***********************************************************************

Bueno ya! 🙂 Espero que me hayas hecho un poco de caso y hayas simplemente desconectado de todo y observado este momento. Porque… ¿Sabes qué? El pasado ya no existe, cada vez está más lejos. El futuro se desdibuja con cada tic-tac-tic-tac del reloj, cada página del calendario, no conocerás un futuro diferente al presente que estás viviendo. El ahora es la semilla de eso que llamamos “futuro”, también de lo que llamamos “pasado”. La paz que anhelas reside aquí, desde la paz creas paz.

20170225_171345

Y ¡paz! Qué curioso que irrumpa esta palabra llegadxs a este punto. Quizás porque para mí éxito y paz son lo mismo, y tanto uno como otra residen en el mientras. Mientras respiro, mientras camino, mientras cocino, mientras paloteo, mientras ordeño, mientras escribo, mientras me ducho, mientras observo, mientras canto… mientras vivo. Y en el mientras sucede todo lo que tiene que suceder, tal y como tiene que suceder. Respira el éxito de estar vivx y de albergar en tu interior la semilla de la paz, la libertad, el amor. Permítete un ahora deliciosamente tuyo. Deja que el tiempo se funda en este mientras en el que la vida aflora.

El camino en la montaña

¿Te gusta la montaña? A mí me encanta. Por eso me regalo alguna excursión que otra en la que poner en movimiento el cuerpo, oxigenar hasta los dedos de los pies y alimentar los sentidos con tan suculento menú. La sola idea me invita a imaginar todos los caminos no marcados, todos los colores por descubrir, todos los sonidos vacilando al silencio… paz y libertad conviviendo en un instante delicioso.

Preparo la mochila ilusionada como la niña que parece ser que sigo siendo. Algo de comer, algo de beber, algo de ropa… poco más. Cuantas más cosas meta en la mochila, más pesada se me hará. Pero la experiencia me ha enseñado a anticiparme a ciertas situaciones que suelen darse (hambre, sed, mojaduras… Maslow habló algo sobre esto en una pirámide…) Aunque también es verdad que cuantas menos cosas meta, más ligera será… y lo más importante de todo, eso que conviene llevar siempre con unx, no pesa absolutamente nada 😉

El coche me acerca al destino elegido. Cada kilómetro que me alejo de “casa”, es un kilómetro más cerca del hogar. Me despido agradecida de mi querido Terrible, nombre con el que bautizamos al Suzuki el día que lo conocimos y, sin querer (creo… ejem, ejem…), nos metimos sin cadenas en una carretera nevada y helada. ¡Qué bien se portó!

Y los pies comienzan a agitarse en el suelo. ¡Tanto que explorar! ¡Tanto que recorrer! Los ojos gritan gracias entre las pestañas, los oídos se entregan a un concierto magistral y los dedos se encuentran con un nuevo clima que experimentar. Y es que la montaña es una constante fuente de enseñanzas y aprendizajes…

Veo la cima allí a lo lejos y pienso “¡qué vistas tiene que haber desde ahí arriba! Un rincón en el que todo se desvanece para dejar que TODO aparezca.” La realidad me arrastra desde la ensoñación y vuelvo a ese otro lugar, abajo de todo, con un laaaaargo camino que recorrer hasta esa “meta”. Y… me doy cuenta de lo que me estoy perdiendo imaginando lo que todavía no estoy viviendo. Sonrío, el ahora esconde regalos insospechados.

Como cabe esperar en un ascenso… el desnivel a salvar implica un esfuerzo. El cuerpo se activa, comienza a demandar más oxígeno… El Terrible se aleja, o soy yo la que se aleja del Terrible. La cima se acerca, o soy yo la que se acerca a la cima. Parece que la decisión está tomada y el camino se va creando bajo la constancia de unos pies sabios que arrebatan el poder a la mente. El simple hecho de dar un paso, invita a dar el siguiente.

20161127_153855

“Buf, maaaaaadre mía, ¿hasta allí voy a subir? ¿Hasta allí?” Mi destino allí arriba, a lo lejos. Yo aquí abajo. Se supone que en algún momento llegaré, pero se me agotan las piernas cuando cuento cada uno de los pasos que voy a dar, cuando preveo todos los tramos que desandaré por inaccesibles, cuando soy tan pequeñx en una montaña tan grande. Cierro los ojos, respiro, inclino la cabeza hacia abajo. Abro los ojos y veo un suelo muy cerca de mí que me sostiene y me empuja hacia arriba, unos pies enormes en un mundo acorde a su tamaño. Veo el destino de mi próximo paso y disfruto al ver mi pie sobre él. Izquierdo, derecho, izquierdo, derecho, izquierdo, derecho. No hay destino lejano cuando los destinos intermedios son tan asequibles como un simple paso.

Un nuevo tramo… ahora toca descender. Eso de bajar para luego subir, he de reconocer que siempre me dio mucha pereza, jajaja. Mi imaginación comienza a fabricar tirolinas, puentes e incluso alas para salvar esos tramos que pienso “con todo lo que he subido… ¿y ahora voy a bajar? Luego tendré que subir desde un punto más lejano que aquel en el que me encontraba antes de empezar a bajar…” No puedo evitar reírme al reconocer esos brotes de capricho frente a la belleza que se me está regalando. Estoy caminando por las arrugas de la tierra, formando parte de su genuina sabiduría. La montaña es la montaña, una adaptación perfecta al paso del tiempo. Si ella me invita a bajar, abajo he de ir. Por más que mi mente me engañe diciendo que estoy más lejos, nunca había estado tan cerca hasta este mismo paso.

Sombra… El sol sigue en el cielo, no es el turno de la luna, pero las montañas merecido por antigüedad se tienen el derecho de acapararlo, y en algún que otro tramo esconden sus rayos. Hace frío… la piel de gallina, el sudor contrae la espalda, el aire quema en nariz y garganta. Incluso el silencio suena diferente. Los ojos ceden protagonismo a la piel. Camino rápido para entrar en calor. La sombra a veces duele… olvido la belleza que la luz del sol brinda a todo lo que toca. Pero no puedo evitarla, incluso aunque camine muy rápido a través de ella. Forma parte de todo. No habría una cara iluminada en la montaña si no hubiera una sombría. No habría una cara sombría en la montaña si no hubiera una iluminada.

Parece que poco a poco soy parte de la montaña. Ya no soy esa cosa pequeña que pretendía conquistarla con pasos torpes. Casi sin darme cuenta me he convertido en el hogar que ella alberga para mí. Ya no soy otra cosa diferente a la montaña. Soy la montaña. Y me permito el placer de disfrutarme/la, de ver en cualquier dirección, con el zoom que más me apetezca, de sentirme viento, tierra, sonido y luz. En cada paso he acallado mi mente, he aplastado una expectativa, he dejado ir un límite, me he entregado al único ahora. No hay principio, ni hay final…

Cima. Meta. Lo más alto de la montaña. Ese lugar que veía lejos, pequeño. Aquel puntito que sólo parecían acariciar los pájaros. Ahí estoy.  Sí, vistas preciosas, silencio embriagador. Lo que antes era lejos, ahora es cerca. Lo que antes era cerca, ahora es lejos. La distancia comienza a ser tan relativa como lo fue siempre, aunque no me quisiera dar cuenta de ello. Y vuelvo a descubrir, después de haberlo sospechado durante toda la aventura, que el destino es el camino, y en él se esconde el CAMINO.

Decir sí, decir no… decidir

Hoy me he armado de valor para dar el tercer NO a una oferta laboral en lo que va de año… Y es que parece que unx está locx cuando deja escapar oportunidades para generar ingresos en un mundo en el que “la pela… ¡es la pela!”. Y puede que lo esté un poco, ¿quién sabe? Pero me apetece estar loca siendo eso que soy, y no cuerda siendo quien no soy.

No es sencillo. Tomamos decisiones constantemente. Algunas de forma automática. Otras después de un proceso más o menos consciente de rumia. Unas están claras nada más verlas. Otras se presentan confusas, generan dudas e incertidumbres. Algunas no tienen demasiada relevancia. Otras suponen acercarse más a un modo estandarizado de vida… o a la vida que sientes nacer desde tu interior. Sea como sea, las decisiones son inevitables, y como inevitables que son, conviene prestarles un poquito de atención.

Ahora mismo me siento un poco funambulista al tomar este tipo de decisiones… Rechazar oportunidades de generar ingresos… ¡Qué loco!, ¿no? Parece que una deja de pisar el suelo que conoce para caminar por a saber qué cuerda tendida entre a saber qué puntos. El caso es que no se pisa igual… Las decisiones estandarizadas, es decir, aquellas que “cualquier persona con sentido común” tomaría, anuncian una certidumbre confortable, segura e incluso próspera. “Es lo que hay que hacer”, “no hay otro remedio”, “es ley de vida”… y otras coletillas que estoy buscando en mi memoria y, a pesar de lo frecuentes que son en conversaciones cotidianas, ¡no logro rescatar! 🙂 🙂 🙂 Y tampoco quiero invertir más tiempo en lograrlo… Por otro lado, las decisiones atípicas (ya sean rechazar un empleo, no comer alimentos cocinados o llevar barba y falda), aquellas que escandalizan a quien se ha convertido en el personaje que cree ser , generan cierto vértigo, pero te hacen paladear un chupitín de libertad.

Es fácil olvidarse… Un día te pones a soñar, identificas el motor que te mantiene en marcha y decides repostar con el combustible que sabes que mejor le sienta. ¡Y lo haces! Pero… de repente llega un día en que sientes que tu motor hace cosas raras, te mantiene en movimiento pero no suena como sabes que puede sonar, ¡emite gases contaminantes!, da tirones que te marean y agotan y, para colmo, el GPS se contagia de esta anomalía y te pierdes por las calles de un laberinto extrañamente conocido. Cuando esto pasa es porque el combustible que le has estado echando no es el que le correspondía a tu motor. Quizás otrx lo haya decidido por ti sin consultarte, o te has dejado llevar por el precio más “barato”, o por el combustible con mejor marketing… pero no has estado atentx y ahora toca succionar todo ese combustible erróneo que circula dentro de ti y dejar espacio a una nueva recarga de aquello que sí te hace moverte con la gracia que sólo tú tienes.

Así he dejado yo que las convenciones me supuraran el depósito, que esos sueños que se venden en packs me hicieran creer que la palabra “sueño” dejaba de existir, que los límites fueran más fuertes que las oportunidades que brinda el reto de caminar hacia lo inexplorado. Pero hay un duende dentro que confecciona unas pancartas luminosas y a la voz de “basta ya!” se hace oír por encima de todo lo demás. Gracias duende… ¿Nunca te ha pasado que, a pesar de “tener que estar contentx” por algo que te está pasando, te sientes apagadx, débil, minúsculx? Eso suele significar que la propuesta que se te está haciendo no da respuesta a quién eres ni a lo que necesitas experimentar, aprender, vivir. Quizás sea más de lo mismo y vaticine conducirte a esa espiral en la que ya has navegado para saber que tienes alas en vez de patas (o branquias en vez de pulmones, si es que somos muchxs y diversxs). El duende te está diciendo cosas, así que hazle un poquito de caso.

20170225_165728

Hay veces en que ese duende se esconde un poquillo y su voz se torna más inaudible. Suele pasar cuando nos alejamos de él. Puedes suplicarle que vuelva, pero no podrás darte cuenta de su presencia hasta que no generes ese espacio en el que a él le gusta hacer sus cabriolas. ¡Así que volvemos a decidir! Decidimos hacer algo que sabemos que nos gusta, decidimos parar si lo necesitamos, decidimos dejar ir aquello que no resuena con nosotrxs y decidimos recordar poco a poco quiénes somos, o al menos quiénes no somos. Si algo vibra con quien eres, es un SÍ. Si algo desafina con quien eres, es un NO. A veces no está tan claro y hay muchos condicionantes que obstaculizan la toma de decisiones, pero… no nos dejemos engañar… es bien sencillo… Si algo vibra con quien eres, es un SÍ. Si algo desafina con quien eres, es un NO.

Y así es como yo me encuentro diciendo NO a aquello que me impide ser una mujer rural, diciendo NO a aquello que me impide ser una mujer con inquietudes y ganas de explorar, diciendo NO a aquello que me impide llevar barro en las botas y babas de perrx en la ropa, diciendo NO a aquello que me impide ser una mujer libre.

Y es así como yo me encuentro diciendo SÍ a aquello que me acerca a la tierra, diciendo SÍ a aquello que me facilita entregar lo mejor de mí, diciendo SÍ a aquello que me vincula a mi propósito, diciendo SÍ a aquello que me reconcilia con la niña, mujer y anciana que soy.

No compres los sueños de nadie, ni siquiera esos que parece que hay que tener por el hecho de circular por este mundo. No alimentes el miedo con decisiones que te alejen del misterio que eres. Descubre los tuyos propios y deja que se fundan con el ahora. Al fin y al cabo…

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.