Decir sí, decir no… decidir

Hoy me he armado de valor para dar el tercer NO a una oferta laboral en lo que va de año… Y es que parece que unx está locx cuando deja escapar oportunidades para generar ingresos en un mundo en el que “la pela… ¡es la pela!”. Y puede que lo esté un poco, ¿quién sabe? Pero me apetece estar loca siendo eso que soy, y no cuerda siendo quien no soy.

No es sencillo. Tomamos decisiones constantemente. Algunas de forma automática. Otras después de un proceso más o menos consciente de rumia. Unas están claras nada más verlas. Otras se presentan confusas, generan dudas e incertidumbres. Algunas no tienen demasiada relevancia. Otras suponen acercarse más a un modo estandarizado de vida… o a la vida que sientes nacer desde tu interior. Sea como sea, las decisiones son inevitables, y como inevitables que son, conviene prestarles un poquito de atención.

Ahora mismo me siento un poco funambulista al tomar este tipo de decisiones… Rechazar oportunidades de generar ingresos… ¡Qué loco!, ¿no? Parece que una deja de pisar el suelo que conoce para caminar por a saber qué cuerda tendida entre a saber qué puntos. El caso es que no se pisa igual… Las decisiones estandarizadas, es decir, aquellas que “cualquier persona con sentido común” tomaría, anuncian una certidumbre confortable, segura e incluso próspera. “Es lo que hay que hacer”, “no hay otro remedio”, “es ley de vida”… y otras coletillas que estoy buscando en mi memoria y, a pesar de lo frecuentes que son en conversaciones cotidianas, ¡no logro rescatar! 🙂 🙂 🙂 Y tampoco quiero invertir más tiempo en lograrlo… Por otro lado, las decisiones atípicas (ya sean rechazar un empleo, no comer alimentos cocinados o llevar barba y falda), aquellas que escandalizan a quien se ha convertido en el personaje que cree ser , generan cierto vértigo, pero te hacen paladear un chupitín de libertad.

Es fácil olvidarse… Un día te pones a soñar, identificas el motor que te mantiene en marcha y decides repostar con el combustible que sabes que mejor le sienta. ¡Y lo haces! Pero… de repente llega un día en que sientes que tu motor hace cosas raras, te mantiene en movimiento pero no suena como sabes que puede sonar, ¡emite gases contaminantes!, da tirones que te marean y agotan y, para colmo, el GPS se contagia de esta anomalía y te pierdes por las calles de un laberinto extrañamente conocido. Cuando esto pasa es porque el combustible que le has estado echando no es el que le correspondía a tu motor. Quizás otrx lo haya decidido por ti sin consultarte, o te has dejado llevar por el precio más “barato”, o por el combustible con mejor marketing… pero no has estado atentx y ahora toca succionar todo ese combustible erróneo que circula dentro de ti y dejar espacio a una nueva recarga de aquello que sí te hace moverte con la gracia que sólo tú tienes.

Así he dejado yo que las convenciones me supuraran el depósito, que esos sueños que se venden en packs me hicieran creer que la palabra “sueño” dejaba de existir, que los límites fueran más fuertes que las oportunidades que brinda el reto de caminar hacia lo inexplorado. Pero hay un duende dentro que confecciona unas pancartas luminosas y a la voz de “basta ya!” se hace oír por encima de todo lo demás. Gracias duende… ¿Nunca te ha pasado que, a pesar de “tener que estar contentx” por algo que te está pasando, te sientes apagadx, débil, minúsculx? Eso suele significar que la propuesta que se te está haciendo no da respuesta a quién eres ni a lo que necesitas experimentar, aprender, vivir. Quizás sea más de lo mismo y vaticine conducirte a esa espiral en la que ya has navegado para saber que tienes alas en vez de patas (o branquias en vez de pulmones, si es que somos muchxs y diversxs). El duende te está diciendo cosas, así que hazle un poquito de caso.

20170225_165728

Hay veces en que ese duende se esconde un poquillo y su voz se torna más inaudible. Suele pasar cuando nos alejamos de él. Puedes suplicarle que vuelva, pero no podrás darte cuenta de su presencia hasta que no generes ese espacio en el que a él le gusta hacer sus cabriolas. ¡Así que volvemos a decidir! Decidimos hacer algo que sabemos que nos gusta, decidimos parar si lo necesitamos, decidimos dejar ir aquello que no resuena con nosotrxs y decidimos recordar poco a poco quiénes somos, o al menos quiénes no somos. Si algo vibra con quien eres, es un SÍ. Si algo desafina con quien eres, es un NO. A veces no está tan claro y hay muchos condicionantes que obstaculizan la toma de decisiones, pero… no nos dejemos engañar… es bien sencillo… Si algo vibra con quien eres, es un SÍ. Si algo desafina con quien eres, es un NO.

Y así es como yo me encuentro diciendo NO a aquello que me impide ser una mujer rural, diciendo NO a aquello que me impide ser una mujer con inquietudes y ganas de explorar, diciendo NO a aquello que me impide llevar barro en las botas y babas de perrx en la ropa, diciendo NO a aquello que me impide ser una mujer libre.

Y es así como yo me encuentro diciendo SÍ a aquello que me acerca a la tierra, diciendo SÍ a aquello que me facilita entregar lo mejor de mí, diciendo SÍ a aquello que me vincula a mi propósito, diciendo SÍ a aquello que me reconcilia con la niña, mujer y anciana que soy.

No compres los sueños de nadie, ni siquiera esos que parece que hay que tener por el hecho de circular por este mundo. No alimentes el miedo con decisiones que te alejen del misterio que eres. Descubre los tuyos propios y deja que se fundan con el ahora. Al fin y al cabo…

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Anuncios

4 comentarios en “Decir sí, decir no… decidir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s