El éxito en el mientras

La semana pasada tuve la oportunidad de sufrir en mis carnes la técnica Phillips 66… pero me sumí en el silencio dejando que otras personas se lanzasen como voluntarias ante dicho reto. ¡Y tan reto! 6 personas, durante 6 minutos, frente a un grupo de espectadorxs que nos deleitábamos en la seguridad de no tener que hacer frente a esa exposición a la que lxs valientes voluntarixs se sometieron.

Así que así fue. A cada una de las 6 personas voluntarias se les regaló un minuto para expresar su sentir y pensar ante un tema… ¡el éxito! He de reconocer que me piqué. A pesar de no querer participar de ese “experimento” (al menos no en ese momento), algo se accionó dentro de mí y me tiré todo el viaje en coche de vuelta a casa hablándole a un público imaginario sobre el éxito. Pudo haber sido cualquier tema, pero el que tocó me motivó lo suficiente como para despertar en mí una verborrea en solitario que me permitió mantenerme alerta en mi conducción y no sucumbir al sueño.

Y es que en la clase (que por cierto versaba sobre metodología pedagógica) se nos presentó la fórmula “(conocimiento + habilidad) x actitud” como base sobre la que desarrollar la exposición en torno al tema del éxito. Algunxs de mis compañerxs se apoyaron en ella para sostener ese minutazo de discurso. Otrxs no. Mientras, yo prestaba más atención a esos 6 minutos que a las restantes 4 horas y 54 minutos…

Me agradó ver que casi todo lo expuesto en torno al éxito se escapaba de la imagen de portada de revista vinculada a la ostentación o la fama. Más bien giraba alrededor de la consecución de objetivos personales libremente elegidos, por lo que cada cual construye la significación del éxito y se asienta en él a su manera. Dos personas pueden ser exitosas viviendo situaciones radicalmente opuestas. Todo depende de la percepción.

Y ya en el coche, yo no paraba de hablar sobre esa persecución al éxito. Me marco un objetivo, voy tras él, lo alcanzo, tengo éxito. Me marco un objetivo, voy tras él, no lo alcanzo, fracaso. ¿Es en realidad así? Uno de mis compañerxs argumentó que el éxito se construye a base de una desmedida reiteración de fracasos. ¿Quién sabe? Creo que me gusta demasiado estrangular el significado de las palabras, relativizar el motivo de su existencia y hacerlas volátiles como lo que son. El caso es que nada está tan encorsetado como pudiera parecer a simple vista… y eso me encanta.

Partiendo de la base de que el éxito se obtiene a través de la consecución de los objetivos libremente elegidos, ¿cómo se manifiesta una vez alcanzado? Tantantanchaaaaaaaan!!! Volvamos al supuesto “me marco un objetivo, voy tras él, lo alcanzo y…” ¿Y?… ¿Qué sucede? Párate un momento. En el mejor de los casos, nos concedemos una efímera exhalación en la que liberamos la tensión acumulada durante un proceso en el que mediaron esfuerzo, ilusión, miedos… Pero a menudo, lo que sucede es que el éxito nos resulta tan insípido que volvemos a definir el término en torno a una hipotética situación futura que todavía no estamos viviendo.

Así, vamos de “éxito” en “éxito” sin saber a qué sabe cada uno de ellos. Pensamos que el éxito está en otra parte, que nos tenemos que esforzar por alcanzarlo, que cuando suceda esto o aquello será cuando la dicha vendrá a visitarnos e incluso que será en los ojos de lxs demás donde podremos reconocer nuestra gloria. Vamos a dejarnos de cosas raras, ¿no? Sentirte exitosx o fracasadx depende más de tu percepción que de tus circunstancias. El éxito o el fracaso no se encuentran en otro lugar, en otro momento. Habitan cada instante en el que les des significación.

Expectativa. Irremediablemente se presenta con fuerza esta palabra intentando aclarar todo este embrollo en relación al éxito, al fracaso y a esa sensación de vacío que a veces nos inunda cuando las cosas no suceden tal y como nos las habíamos imaginado. La expectativa es uno de los enemigos más atroces del ahora. Es un extraño nexo de unión entre una acción determinada y un hipotético resultado, entre una interpretación limitada de una situación y un desenlace que no siempre guarda relación con ella. Es el puente que nuestros miedos construyen para que nuestros pies se sientan seguros caminando hacia lo indefectiblemente desconocido.

El futuro… Ese momento tan amplio, tan confuso, tan alentador y aterrador como lo quieras creer. El futuro es el hogar de todo lo que todavía no te ha pasado, tanto de lo que anhelas como de lo que temes. El futuro es todo lo que todavía no ha sucedido. ¿O sí? Dejémoslo en que… el lugar es aquí, el momento es ahora. ¿A qué te sabe este ahora? Cierra los ojos y permítete descubrirlo…

***********************************************************************

Este espacio de asteriscos es el momento en el que cierras los ojos y saboreas el ahora

***********************************************************************

Repito… no sientas prisa, no tienes otra cosa que hacer… cierra los ojos, observa qué sucede, céntrate en tu respiración

***********************************************************************

Si todavía no me has hecho caso, cierra los ojos y dedícate este espacio de tiempo entre asteriscos para ti. Sólo existe este momento. No compartas este momento con otra cosa que no sea tu quietud.

***********************************************************************

Bueno ya! 🙂 Espero que me hayas hecho un poco de caso y hayas simplemente desconectado de todo y observado este momento. Porque… ¿Sabes qué? El pasado ya no existe, cada vez está más lejos. El futuro se desdibuja con cada tic-tac-tic-tac del reloj, cada página del calendario, no conocerás un futuro diferente al presente que estás viviendo. El ahora es la semilla de eso que llamamos “futuro”, también de lo que llamamos “pasado”. La paz que anhelas reside aquí, desde la paz creas paz.

20170225_171345

Y ¡paz! Qué curioso que irrumpa esta palabra llegadxs a este punto. Quizás porque para mí éxito y paz son lo mismo, y tanto uno como otra residen en el mientras. Mientras respiro, mientras camino, mientras cocino, mientras paloteo, mientras ordeño, mientras escribo, mientras me ducho, mientras observo, mientras canto… mientras vivo. Y en el mientras sucede todo lo que tiene que suceder, tal y como tiene que suceder. Respira el éxito de estar vivx y de albergar en tu interior la semilla de la paz, la libertad, el amor. Permítete un ahora deliciosamente tuyo. Deja que el tiempo se funda en este mientras en el que la vida aflora.

Anuncios

2 comentarios en “El éxito en el mientras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s